La vida cotidiana nos brinda oportunidades para hablar de sexualidad con nuestros hijos, aunque a veces la conversación puede surgir en el lugar menos esperado.

 

 

- No esperes que la charla surja en un ambiente tranquilo y sin interrupciones. Tu hijo te puede plantear el tema en el lugar y momento menos esperado: haciendo la cola en el supermercado, almorzando afuera, mientras manejás...

 

- Si te agarra desprevenido o en un lugar incómodo para hablar del tema, una frase para dilatar la respuesta puede ser: “Qué buena pregunta, ¿vos qué pensás/creés? Esta clase de repregunta da pie para saber de dónde salió la duda y preparar tu respuesta. Si se trata de un chico más grande podés decirle que es importante lo que está preguntando y está bueno hablarlo más tranquilos. Para retomar intentá con: ”¿Te acordás de que me preguntaste…?”, “Me quedé pensando en lo que me preguntaste…”.

- Si querés abordar el tema vos, no necesitás esperar a que tu hijo te haga una pregunta. La vida cotidiana nos brinda muchas oportunidades para hablar de la sexualidad con los adolescentes, que pueden ayudar a que la conversación sea más fácil y natural. Basta con estar atentos y proponer la charla en la ocasión adecuada, sin forzar la situación.

madre-hija-rambla

 

- Oportunidades sobran: en la mesa cuando estamos comiendo, en el auto, viendo las noticias. Por ejemplo, al ver una ficción televisiva que muestra a un adolescente atravesando la pubertad o saliendo a una cita, podemos usar estas situaciones para iniciar conversaciones para conocer qué saben chicas y chicos sobre el inicio sexual, qué escucharon, qué opinan sus amigos. O también para indagar sobre temas como igualdad de género y noviazgos sin violencia.

 

- Además de la televisión, hay otros estímulos audiovisuales a los que están atentos los adolescentes que pueden ser una buena ayuda para iniciar la conversación. La publicidad callejera o en revistas -por ejemplo sobre toallitas femeninas, preservativos o métodos anticonceptivos- también puede ser una buena aliada a la hora de hablar sobre cambios corporales, conocimiento del propio cuerpo o formas de prevenir los embarazos no planificados.

 

Compartí tu experiencia de diálogo con tus hijos  en Facebook y Twitter o haciendo clic aquí

    

Estábamos en la costa caminando por la playa y mi hijo de 13 años de repente encuentra un preservativo usado y me pregunta:
¿Qué es esto? Y yo le contesté: ¡Tirá eso que está usado!.
Más allá de la situación representó una buena oportunidad para hablar del tema".

 

Daniel, participante del "Ciclo de encuentros de madres, padres y familias" realizados en Casa FUSA.

 

TIPS PARA PADRES PREGUNTABLES 

Aquí encontraras ideas, situaciones y testimonios que te ayudarán a hablar sobre sexualidad con tus hijos.

comunicacion-padres-e-hijos-aletheia-chica


POR QUÉ ES MEJOR QUE HABLEMOS

Hablar con tus hijos puede hacer una gran diferencia en sus proyectos de vida. ¡No dejes pasar la oportunidad! La información adecuada es una herramienta para que puedan elegir.

 padre-hija


DE QUÉ PODÉS HABLARLES
 

Brindarles información cierta, útil y precisa los ayudará a desarrollar relaciones sanas y plenas. La buena información ayuda a tomar decisiones correctas.

 abuela-nieto-compu3


CÓMO PODÉS HABLAR CON ELLOS

Algunas claves para generar una relación de confianza y empatía. Hagámosle saber a nuestros hijos que estamos dispuestos a contestar cualquier duda que puedan tener.

padre-hijo-estudiando 


CUÁNDO ENTABLAR LA CONVERSACIÓN

Aunque hablar con nuestros hijos es un proceso permanente, es importante que no dejes pasar las oportunidades y estés siempre abierto y disponible.

twitterfacebook

Seguinos en nuestras redes, donde encontrarás más información clara y útil sobre sexualidad y embarazo adolescente. También podés dejar tu testimonio entrando a la sección Participá.